De ultracatólicos y otros especímenes

La LLP está muy preocupada. Está por coger las tijeras sagradas de la LLP y empezar a cortar con tanta tontería. Se le multiplican los frentes y no da más de sí a pesar de sus nuevas incorporaciones. Wonder Woman acaba de leer que los católicos quieren invadir la política para luchar contra la corrupción. No se ha reído, pero es para descuajaringarse de risa y creer que han adelantado el día de los inocentes. Dicen que la fe ayuda a los creyentes a cumplir las normas. En la Historia hay un montón de políticos de ejemplo, ¿no? Por ejemplo… los reyes absolutistas o, más cerca en el tiempo, Pinochet, Franco, Videla o Berlusconi. Y eso por poner sólo a jefes de estado. Si contamos a los miembros de sus gabinetes o a algún alcalde o a algún mísero concejal o jefe de policía…
-Lo único que no está corrupto entre los ultracatólicos es el brazo de Santa Teresa- apuntilla Virginia Woolf.
-Y eso, si es que existe- añade una incrédula Heidi.

Mientras tanto, Leela (de Futurama) ha visto cómo los de la ultraderecha, aliados con la iglesia, han rendido tributo a Franco y a Primo de Rivera desafiando la Ley de Memoria Histórica. Y aquí no pasa nada. Ha tenido que ponerse a meditar para que no le diera un ataque de nervios. Y luego se meten con los de izquierdas cantando la Internacional (que es legalísima).

También el tema del léxico ha aparecido este fin de semana. Y es que, como dice DosManzanas, resulta que en el diccionario de la Real Academia Galega (no sé si hay reyes gallegos…) se dan como sinónimos ‘pederasta’ y… ¿lo adivináis? Eso, ‘homosexual’. En la web se lee:
“pederastas.m. 1. Home que mantén relacións homosexuais con nenos. Foi condenado por pederasta.CF. sodomita. 2. Por ext., homosexual masculino. Reivindicacións dos pederastas
Es un claro ejemplo de otro término que deberían aprenderse unos cuantos: el de ignorancia.

Menos mal que la corresponsal andorrana nos ha enviado una noticia curiosa: en Texas la prohibición del matrimonio homosexual podría acabar con cualquier matrimonio. Incluso el que se da entre un hombre y na mujer. El listillo -republicano, por cierto- que hizo la ley incluyó un parágrafo, en la Susección B, en el que se lee: “Este Estado podría no reconocer ningún estatus legal similar o igual al matrimonio”. Y se quedó tan ancho. No se sabe si es corrupto o no.

Anuncios

Un pensamiento en “De ultracatólicos y otros especímenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s