El cura de la Bolsa y el pixing

La LLP, en su búsqueda incansable de terroristas homófobos, ha dado con uno singular: el reverendo de la iglesia anglicana, Peter Mullen.
Este individuo es el capellán de la Bolsa de Londres (sí, las Bolsas tienen capellanes y así les va) y, en el mundo virtual (entre lo divino y lo monetario) en el que se mueve, no podía dejar de tener un blog propio. Moderno, el tipo. Sí, sí. Hasta que no ha dudado en ejercitar su derecho a la libertad de expresión, como explica el diario ‘Telegraph’, para proponer una original iniciativa: que los homosexuales sean tatuados con mensajes similares a los de los paquetes (oh, perdón) cajetillas de tabaco.
“Debería ser obligatorio que los homosexuales llevaran tatuada en su espalda la siguiente advertencia: la sodomía puede dañar seriamente su salud, o la felación mata”, dice el cura.
Insiste en que la homosexualidad “es antinatural, una perversión y la corrupción de los instintos naturales y los afectos”.
A posteriori, Peter ha dicho que en su blog hay temas que trata con sentido del humor y que tienden más a ser una broma que una reflexión. Después habla de la tradición británica de los chistes y bla, bla, bla…
Sí, sí, pero yo me pregunto: si la propuesta hubiera sido con mujeres, afroamericanos, comunistas o judíos, por ejemplo, en vez de con homosexuales, ¿todos el mundo se lo tomaría con tanta benevolencia?

Otra cosa. Me he enterado de que hay un grupo de mujeres de Barcelona que proponen el Pixing (simpático juego con el ‘Bicing’, que si tiene tantos problemas como este sistema de pedaleo no irá a ningún sitio). Es decir marcar una serie de puntos por la ciudad parta poder orinar en la calle. Si algo nos distinguía de los hombres es nuestra capacidad higiénica de mear en lugares apropiados y contribuir así a que la ciudad no huela tan mal. Dicen que lo hacen para protestar contra el estado de los escasos lavabos públicos de la ciudad y contra el machismo. El fondo es bueno, pero si estoy en contra de que los tíos meen en cualquier lado (en los contenedores donde tiro la basura hay que practicar apnea para lanzar las bolsas y evitar charquitos como de azufre con mis patitas de lesbiana compungida), también lo estoy de que las tías hagamos lo mismo. A ver si acabaremos escupiendo para reivindicar fuentes de agua Liviana.
Eso sí, el Pixing tiene razón en una cosa: si la Guardia Urbana se muestra tolerante con los hooligans y los divertidos y alcohólicos turistas que nos visitan, cuando hay multas de hasta 1.500 euros por orinar en la calle, ¿cómo van a pretender que los ciudadanos, que somos los que sufrimos la ciudad mientras la hacemos día a día nos comportemos? Si es por pagar, pagamos más nosotros que ellos. Si es por otra cosa, deberíamos estar hablando de discriminación. Y si hablamos de discriminación… ¡llamo a la LLP!

Posdata: A Thais le han publicado una entrevista con Esther Tusquets en la revista Zero. El motivo es el 30 aniversario de la publicación de ‘El mismo mar de todos los veranos’. Espléndida Tusquets.

Anuncios

4 pensamientos en “El cura de la Bolsa y el pixing

  1. Siempre firme ante las injusticias.La iglesia no se cansa de tirar piedras contra su propio tejado…Ya había visto lo de Barcelona, la verdad, me parece de muy mal gusto, pero no voy a judgarlo, nunca estuve en un baño público. Siempre se puede ir a una cafetería…En cuanto a los kanjis que te gustan, son los que llevo tatuados en los antebrazos. Princesa y caballero.Me alegro de tu visita, y enhorabuena a Thais por su entrevista publicada.Un saludo a todas 😉

  2. Escolar sugería hace poco: ““¡Coca Cola! ¡Está cayendo hasta Coca Cola!”, exclama asombrada una de las redactoras de la sección de Dinero de Público. La bolsa se ha desfondado y se despeña a toda velocidad hacia la recesión. De momento vemos los relámpagos a lo lejos, pronto llegará la tormenta y el cielo se desplomará sobre nuestras cabezas. Ayer la estrella estrellada fue General Motors, que perdió en un día la tercera parte de su valor; también le fue mal a Ford. Ya no sufre sólo la economía imaginaria, también se hunden las empresas que venden cosas que se pueden tocar. Hoy Europa bate un nuevo récord en rojo mientras Wall Street no sólo no recupera sino que se hunde un poco más. ¿La solución? A este paso, nacionalizar la bolsa. En la de Madrid podrían construir un bonito bingo. Muchos no notarían la diferencia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s